SACARON DICTAMEN AL PROYECTO PARA EXPROPIAR ÁREAS DEL VALLE ARGENTINO PARA LA “PROVISIÓN TRANSITORIA DE AGUA”

Santa Rosa, 30 de octubre - Se reunió el plenario de comisiones de Asuntos Constitucionales, Hacienda y Presupuesto y Ríos Interprovinciales para tratar el proyecto por el que se declaran de utilidad pública y sujeta a expropiación las áreas necesarias para la concreción del proyecto "Provisión transitoria de agua desde el Valle Argentino al Acueducto del Río Colorado".


Después de más de cuatro horas de tratamiento donde se solicitó por parte de la oposición que se posponga el momento para emitir dictamen, finalmente se terminó sacando despacho favorable por parte del Bloque del PJ, y por parte de los Bloques de FrePam, PRO y Pueblo Nuevo, fijando posición en el recinto.


Concurrieron a la Sala del Pensamiento, donde se desarrolló el encuentro, el secretario de Recursos Hídricos Javier Schlegel, el presidente de Aguas del Colorado Juan Mecca, el subsecretario de Ambiente Fabián Tittareli, docentes de la Universidad Nacional de La Pampa que realizaron el estudio hidrogeológico, y concejales y productores de la localidad de General Acha que manifestaron su disconformidad.


Según el proyecto enviado por el Ejecutivo provincial, la iniciativa tiene como objeto “evitar el desabastecimiento de agua potable en Quehué, Ataliva Roca, Santa Rosa y Toay, sustentado por un estudio hidrogeológico realizado por la Consultora de la Universidad Nacional de La Pampa, en la que se definieron las áreas donde se realizarán 40 perforaciones sobre el acuífero denominado ‘Valle Argentino”.


La estación de bombeo se ubicará lindante a la ruta nacional 35 a 2.200 metros al norte de Padre Buodo, dentro de la cual se ubicará una cisterna semienterrada de 2.000 metros cúbicos de capacidad.


Asimismo, el proyecto tiene como objetivo “inyectar agua al acueducto principal, en aquellos momentos de interrupción del servicio de abastecimiento de agua, por una falla en el mismo, en el tramo entre la obra de toma ubicada en Pucho Mahuida y Padre Buodo”.


También, es de mencionar que el registro de la empresa Aguas del Colorado Sapem, el promedio histórico de fallas en el servicio es de, aproximadamente, 10 días al año; y esta inyección de recurso hídrico como refuerzo del Acueducto del Río Colorado, “también se realizará en aquellas ocasiones en que se produzcan interrupciones programas para el mantenimiento”.


En primer lugar, la diputada Adriana Leher manifestó que “quienes vivimos en el Valle Argentino sabemos que una sobreexplotación va a salinizar el agua del lugar, ¿qué nos garantiza que en 42 años las napas van a salinizar el acuífero?”, preguntó.


En respuesta, el secretario Schlegel dijo que con respecto “al acueducto, el año tiene 365 días y solamente unos pocos días se corta por mantenimiento, mientras que se abastece con 355 días al año, sólo el 2,5% se hacen cortes. Además, no se va a afectar el recurso, me gustaría que se especifique en qué sentido se perjudicaría porque están los estudios”.


A su vez, Leher insitió en que “los que vivimos ahí sabemos que en épocas de sequías los pozos no pueden abastecer la zona, mientras que el titular de Aguas del Colorado dijo que “en verano cuando hace calor los cortes de energía son los que perjudican el servicio por el que se corta el suministro del agua; la idea es no afectar a nadie”. Por su parte, el docente Eduardo Castro contradijo a la afirmación de la diputada cuando dijo que el acuífero no es sustentable, porque es sustentable “explotándolo bien”.


Asimismo, el legislador Abel Sabarots planteó que “el análisis del acuífero se trata aquí por dos razones: por un proyecto de la oposición, y por la expropiación que se va a llevar adelante, no por la esencia del mantenimiento del acuífero”.


“Los acuíferos no son motivo de preocupación de la secretaria de Recursos Hídricos. No hay política de preservación. Falto la evaluación del impacto ambiental. Estamos por debajo de estas exigencias. Lamentablemente les tengo que decir ‘no les puedo creer’. No podemos tener un doble estándar. ¿Por qué exceptuar del estudio de impacto ambiental a esta zona?”, consultó.


En respuesta, Tittareli, dijo “me llama la atención que se siga insistiendo en la inexistencia del estudio de impacto ambiental. El estudio existe y yo le entregué una copia. En lo que respecta al impacto ambiental ha quedado en claro que en ningún momento va a correr riesgo el acuífero”.


A su vez, Leher tomó nuevamente la palabra y manifestó que “no es que los achenses no queremos dar el agua, lo que pasa es que no creemos en la sustentabilidad, porque han hecho muchas promesas, pero no han cumplido nada. Quieren expropiar las tierras si medir las consecuencias de los propietarios del sector. Por otro lado, no hay un plan estratégico hídrico serio en La Pampa”.


Nuevamente Sabarots expresó: “Si se aprueba este proyecto va a significar un avasallamiento a la legislación nacional. Además, nosotros necesitamos evaluación de impacto ambiental. La provincia cree que con lo que realizó le alcanza”.


Por su parte, el productor de General Acha, Fernando Feito expresó: “Hay dos daños en lo personal. Primero se va a hacer una explotación en el lugar donde estoy hace una cantidad de años, entonces van a invadir el campo. Nos vamos a tener que ir, no podemos producir porque a todos los productores nos destruye esto”.


“En cuanto al proyecto –siguió– deja bastante que desear. Nos pone muy mal porque es pagar los platos rotos de un acueducto que debería estar terminado. En lo personal voy a buscar todas las armas para defenderme. Esperemos que lleguemos a un acuerdo. Que quede claro, no le estamos negando el agua, pero hay que hacer un estudio de impacto ambiental serio”, opinó.


En esta misma línea, otro productor achense manifestó que percibe “una falta de sensibilidad del gobierno de turno. Me van a perjudicar a mí y a todos los vecinos, que se van a tener que ir”.


Para contestarle, el universitario Castro les dijo que “todos los ingenieros vamos a decir que a los acuíferos hay que preservarlos, pero quitarle agua a un acuífero no significa destruirlo, o que se vaya a salinizar. El hecho de que se quite agua no significa que se le va a trasformar en un páramo su campo”, le dijo, al mismo tiempo que pidió que tengan datos concretos y objetivos para argumentar.


Por último, el presidente del Bloque del Justicialismo, Espartaco Marín argumentó cada uno de los puntos por los que su partido decidió aconsejar la aprobación del proyecto. “Se ha dicho que el acueducto no funciona para Santa Rosa, que es deficiente, y funciona en un 97%, por lo tanto, esas aseveraciones son falsas”.


Por otro lado, con respecto al acuífero del Valle argentino, dijo que “se ha hablado del estudio de impacto ambiental, y puede gustar o no, pero el gobierno provincial ha respondido”.

El otro tema tenía que ver con la interjurisdiccionalidad. “Se ha hablado de cómo puede ser que el gobierno reclame con río superficial en la ampliación del comité de cuenca y con la profundidad de su cuenca no ha hecho lo mismo; pero el secretario de Recursos Hídricos ha planteado la diferencia entre una cuenca hidrográfica y una cuenta hidrogeológica, manifestando que no hay legislación vigente con la primera”.


“Entonces–opinó el diputado– creo que ha habido una respuesta y preocupación por parte del gobierno y de la comisión. Y yo particularmente no me animo a contradecir estudios que son específicos de la Universidad de La Pampa”, concluyó.

 JCE.18 001908 Momentio de debate y definiciones en plenario de com. 30 10 2018

 

Volver a arriba